Dentro de los diversos retos que enfrentan a diario las empresas logísticas, la entrega final destaca por sus condiciones tan particulares. En esta lucha constante por envíos gratuitos, despachos rápidos y la satisfacción del cliente, este elemento es crítico. Por eso indagaremos más sobre qué es la última milla y sus perspectivas más prometedoras.

Qué es la última milla

Se trata del paso final para hacer llegar el producto o artículo a manos del cliente. Este recorrido, desde el almacén o punto de distribución hasta su destino, se ha convertido en el más complicado, lento y costoso de todo el proceso.

El auge del ecommerce y servicios como Amazon Prime, ponen mucha presión sobre las empresas logísticas para cumplir con lo que ofrecen. Además de tener que asumir el valor del traslado, deben remediar la ineficiencia provocada por problemas como:

  • Muchos de los trayectos asignados, corresponden a una gran variedad de paquetes pequeños, aumentando las paradas y haciendo más lento el recorrido.
  • En zonas rurales o de la periferia, los puntos de entrega están separados por kilómetros, complicando la eficiencia al dejar 1 o 2 pedidos por vez.
  • Aunque las áreas urbanas poseen mayor cercanía entre puntos de reparto, el tráfico, calles de difícil acceso, embotellamientos, entre otras cosas complican el proceso.
  • El aumento del comercio electrónico requiere de velocidad al menor costo, lo cual incluye exigencias como entrega rápida y gratuita.

Es un problema serio porque la gente se está acostumbrando a no pagar por los envíos hasta su puerta. En muchos casos, los costos asociados a la última milla pueden superar el 50% de lo estimado. Por esta razón, las compañías están en una búsqueda constante para mejorar este paso y contribuir a la satisfacción del cliente sin mermar su rentabilidad.

Soluciones a los problemas de la última milla

Ahora que sabes qué es la última milla, es hora de abordar las posibles medidas para resolver sus inconvenientes. Algunas de las herramientas que marcan tendencia, son:

  • Métodos alternativos. Muchos están apoyándose del crowdsourcing para agilizar la logística. Mediante la gig economy, acuden a servicios no profesionales como Uber, Glovo, Rappi, entre otros, y puntos de recogida (Click & Collect) para ahorrar costos.
  • Vehículos ecológicos. Más livianos y con un desplazamiento más eficiente por el tráfico, los autos híbridos y eléctricos son una opción que permite a los comercios online y offline entregar el servicio que ofrecen.
  • Mensajeros robóticos. Con la aparición de drones y otros vehículos no tripulados, esta tendencia de automatización sigue creciendo. Es un desarrollo que las empresas pueden explotar para cumplir con las expectativas de clientes y mejorar su rentabilidad.

Además de aclararte qué es la última milla, podemos mejorar las expectativas de tu negocio. Como especialistas en logística, te ayudamos a planificar mejor ese último paso tan crucial. Escríbenos al contacto@villuendas.mx para solicitar cotización sobre nuestras soluciones.