Las empresas dedicadas a la importación o exportación de bienes deben cumplir con varios requisitos aduanales. Estas medidas controlan el tráfico de mercancía en términos de impuestos, legalidad y seguridad. Ya que el despacho aduanero se ha vuelto un trámite más simplificado, queremos que conozcas sus pasos básicos.

¿En qué consiste el despacho aduanero?

El despacho aduanero se refiere a un conjunto de gestiones que debes realizar para introducir o sacar mercancía del país. De acuerdo a las disposiciones del artículo 35 de la Ley Aduanera y la aduana correspondiente, los consignatarios, propietarios, remitentes o agentes aduanales son los encargados de hacer estos trámites.

Este proceso se lleva a cabo mediante un sistema electrónico en constante actualización para agilizar el tráfico comercial. Cuando se importan bienes en México, la carga es almacenada en bodegas destinadas a su debida fiscalización y liberación. Para que puedan ser debidamente introducidas en el país, necesitas completar una serie de pasos.

Los 5 pasos del despacho aduanero

Por lo general, las compañías que importan o exportan acuden a un agente aduanal para agilizar sus trámites y cumplir con las condiciones legales. Podemos describir las etapas del despacho aduanero así:

  • Liberación de guías ante líneas aéreas. A la hora de importar, el conocimiento de embarque es un documento que contiene todos los detalles sobre la mercancía. Ahí debe indicarse con claridad la persona que envía, quién recibe, qué tipo de artículos son, peso y otras características.
  • Examinación física de la carga. Una vez que la mercancía ha sido destinada a los almacenes fiscalizadores, debe ser revisada para cotejar los datos declarados en la guía. El propósito de esta acción es verificar que todo esté en orden y no haya violaciones legales o de seguridad. En caso de irregularidad, se levanta una PAMA.
  • Creación del pedimento. Se trata de un documento digital para que la carga se importa o exporta pase por el semáforo fiscal. Se necesita para solicitar la mercancía, por lo cual describe la misma, el tráfico, el régimen aduanero y otras formalidades.
  • Estimación arancelaria. Para evitar la evasión de impuestos, los productos que entran o salen pueden estar sujetos a tarifas según su clasificación. La mayoría de las exportaciones no tienen cobro, pero las importaciones varían del 5 al 20% del costo total. 
  • Solicitud de la mercancía. Tanto para recibir como para enviar, debes tramitar la liberación de la carga. Este paso exige el uso del semáforo fiscal para evaluar si tienes luz verde para pasar sin revisión o luz roja, lo cual significa que será retenida para inspección. Todas las mercancías son revisadas con rayos gamma y una vez liberadas, puedes disponer de la misma para su comercialización.

El despacho aduanero es un proceso delicado que exige atención a la documentación, la normativa, el cálculo de impuestos y otras variables. En Villuendas Internacional cuentas con especialistas de amplia trayectoria, atención personalizada y excelentes referencias. Si buscas asesoría, transporte o logística, escríbenos y nos comunicaremos contigo a la brevedad.