Importar desde China para montar un negocio rentable, se ha vuelto mucho más sencillo. Como ya no existen los grandes intermediarios debido a las facilidades de internet, cualquiera con un poco de iniciativa puede hacerlo. Analicemos qué tan cierta es esta afirmación.

Lo que necesitas para empezar a importar de China

Antes de las consideraciones logísticas, lo primordial para importar desde China es contar con:

  • PC o laptop que disponga de conexión a internet.
  • Dirección de correo postal válida (casa u oficina) que no sea un PO Box y un correo electrónico activo.
  • Algo de capital ahorrado o disponible para empezar a emprender.

Básicamente esto es lo esencial para arrancar desde cero tu negocio de importación. Ahora bien, no podemos dejar de lado el aspecto legal. Para tener un emprendimiento legítimo, vas a necesitar el apoyo de un agente aduanal o una empresa importadora/exportadora.

La razón no es otra que: una compañía debidamente consolidada te ayudará a agilizar el papeleo. Esto implica liberar la mercancía en la aduana, gestionar la logística del envío y el pago de impuestos para evitar retrasos. Así estarás cumpliendo con la ley y tendrás tu contabilidad en orden.

Elección del producto y el proveedor

Existe un millón de empresas en China que querrán hacer negocios contigo a gran o pequeña escala. Portales como Alibaba y DHgate son los más conocidos para empezar la búsqueda. Aunque te tome tiempo, encuentra un proveedor bien valorado (gold member), que acepte pagos Paypal y tengo otras certificaciones adicionales.

En lo que respecta al producto, hay 2 consideraciones principales: cuánto te cuesta tenerlo en tu puerta y el nicho de mercado. El margen es lo que hace atractivo al negocio, pero debes estar atento a cómo fluctúan los costos cada mes.

Además, debes analizar la competencia para no vender algo en un sector muy saturado. Al buscar un producto rentable y con buen margen de ganancia, considera esto:

  • Sencillez. La simplicidad es buena porque reduce los errores de manufactura.
  • Ligereza. Evita artículos pesados (20+ Kg) para ahorrar tiempo y dinero enviándolos a otra parte.
  • Exclusividad. No vendas lo que compres, porque solo vas a competir en un mercado con exceso de oferta.
  • Barato. Un rango de 10 a 200 USD es un buen comienzo para importar de China. Los productos más caros requieren mayor control de calidad y el envío puede complicarse.
  • Recurrente. Evita los artículos de temporada y concéntrate en algo que tiene demanda más constante.

Como puedes ver, importar de China no resulta tan complicado, siempre que tengas un objetivo claro, buena planeación y un agente aduanal a tu lado. Para ayudarte a ser un empresario exitoso, podemos darte la asesoría que buscas. Escríbenos al contacto@villuendas.mx para solicitar cotización.